Crecimiento personal

Tú tienes el poder, deja de autosabotearte

Últimamente la cantidad de personas que buscan información sobre crecimiento personal, desarrollo de nuevas habilidades, elevar la consciencia y transformación ha aumentado de manera significativa, lo cual nos alegra en el corazón, y nos plantea un nuevo reto… ya no es que comiencen a tener información sobre este tema, sino que comiencen a actuar, a escuchar a su yo interior y transformar su vida realmente.

Siempre les hemos hablado de que el poder está adentro, y así es, cada uno es dueño de su vida, de sus acciones y sus decisiones. Estamos en un mundo donde no tenemos o debemos hacer algo, acá elegimos y nos permitimos hacer algo… solo que luego nos auto imponemos cosas como si realmente fueran mandatorias y ahí se comienza a perder el poder personal.

Obviamente esto es un tema del inconsciente, nadie se sienta a autosabotear su proceso de manera voluntaria. Tu mente suele hacerte trucos que tienden a obstaculizar que alcances tus propias metas (en todos los aspectos de tu vida).

Esto se pude dar por dos motivos principalmente, puede que la meta no este bien definida y tu no estés comprometido porque como en el fondo tú sabes que eso no es lo que quieres, tu alma es demasiado sabia, o puede que dentro de ti se activen un millón de creencias que  inconscientemente te manipulan y no te permiten avanzar, a esto lo llamamos el autosabotaje.

4 tipos de autosabotaje

1. Dejar sin finalizar las cosas:

Empezar cosas darles mucha energía al principio y luego abandonarlas, es uno de los autosabotajes más comunes… es como si la energía se fuera acabando con el paso del tiempo y llega cualquier excusa para abandonar. Esto viene de un miedo al fracaso o al éxito, siempre que terminas un proyecto, una acción, que decides dar un paso en una relación, en tu empleo y en todo en la vida cada vez que finalices algo inmediatamente iniciaras algo nuevo. Así que terminar implica que necesariamente vas a enfrentar un éxito o un fracaso… confía en que estás preparado para cualquiera de las dos.
Yo suelo decir que nunca hay un verdadero fracaso porque si no funciona aprendiste que no funciona, si te dicen que no pues ya tienes una respuesta y no quedas en la incertidumbre… así que el encuadre que tú le des a ese instante puede cambiarlo TODO.

2.Procrastinar:

Hoy en día esto está de moda, muchos lo justifican diciendo que les gusta trabajar bajo presión y por eso dejan todo para última hora, pero pues no es así… ese es el escudo protector que crearon. La procrastinación es tu mente seleccionando en qué quiere trabajar y en que no, detrás de esa elección hay creencias activadas. Así que haz el ejercicio de revisar las actividades en las que procastinas y encuentra su punto en común te asombrará ver cómo le has dado más poder a tus creencias que el que realmente tienen. Créenos, tienes un potencial ENORME, confía en ti.

3. Perfeccionismo:

Este es un hit, viene de un mandato brujo que nos insertaron sin darnos cuenta “sé perfecto” y entonces como todo siempre tiene que ser perfecto, pierdes mucho tiempo en revisiones de lo mismo una y otra vez, porque sientes que nunca está bien y que siempre puede ser mejor.
No te compares ni con otros ni contigo mismo, date la oportunidad de arriesgarte. Permítete hacer las cosas como salgan… la perfección esta en entender que las cosas son justo lo que deberían ser.

Sé que arriesgarse no es fácil, así que comienza con cosas pequeñas para ir identificando cómo te sientes… es mejor que las cosas se den, a que nunca se den porque no sentías que era PERFECTO. Arriesgarte te hará sentir menos cansancio, porque ser perfecto es desgastante y tu cuerpo, tu mente y tu energía lo sienten… Relájate.

4. Excusas:

Esta es la unión de todas las anteriores, es la suma de miedos, falta de motivación, etc.
el no tengo tiempo no es real, el no tengo dinero es ver el panorama pequeño, el tengo muchas cosas es no organizarse y tener miedo al fracaso y así… cada excusa tiene una creencia limitante detrás que lo único que hace es quitarte tu poder y hacerte creer que no puedes, que no es muy difícil, etc.

Ahora, esto te lo contamos para que sepas que sucede no para que lo tengas como una excusa más en tu lista de “razones por las que no logras tus metas”. Tener la información no es para dejarla reposar en tu mente, el conocimiento si acción es solo espacio ocupado… así que a tomar acción.

¿Cómo tomar acción?

1. Conócete: como en todo el primer paso para poder hacer algo es conocer, qué tenemos, qué nos falta, en qué somos buenos, en qué podemos mejorar, qué nos gusta, qué no disfrutamos tanto, cuáles son nuestros miedos, etc. Conocerte ayudará a que te apalanques en tus fortalezas para minimizar tus debilidades. Además, este proceso te ayudará a identificar creencias negativas limitantes y comenzaras a confiar más en tu poder personal.

2. Mantente motivado, en PNL conocemos esto como mantener la intención positiva y básicamente es que en cada fase para alcanzar tu meta tengas una emoción positiva. Esta es muy sencilla en el papel o en la mente, pero en la acción se vuelve un poco más compleja, en especial porque en el camino para alcanzar las metas pueden que hayan factores externos que no disfrutemos tanto.

Así que en este punto hay varios temas claves:
Sé paciente
Sé amable contigo mismo
Sé resiliente
Sé honesto

3.Mantén alta tu energía:

Escribe tus metas y objetivos, decrétale al universo lo que quieres, ve paso por paso… no te los saltes, los días que te cueste más identifica por qué, anótalo y toma acción.
Regálate minutos de descanso, y para recordarte lo bueno que eres. Solemos tener la creencia de que tenemos momentos de inspiración entonces que si no hacemos nada hoy mañana seremos iluminados y pasaremos de corrido y no, eso es lo más mentiroso, lo único que logras es sabotearte en los dos momentos en el que no hiciste nada y en el que querías hacer más de lo posible. Descansar es igual de importante que actuar, piensa en un electrodoméstico, puede ser una licuadora que trabaja todo el tiempo, nunca está desconectada ni apagada, gira y gira y gira…  gira tanto que no te da la oportunidad de sacar el jugo y sigue girando hasta que se quema, pues así nos paso a los humanos.

4.Cree que es posible

Si vas a hacer algo que crees que es imposible, no lo vas a lograr, si crees que es difícil pues va a ser difícil… la energía que tu le pongas y los pensamientos que lleves a tu mente crearan la experiencia que tu quieres crear.
Tus creencias condicionan tu realidad, obviamente las creencias no se cambian de un día a otro pero si se puedes ir trabajando todos los días, cada vez que comiences algo di “si puedo y es fácil, suelto y confío“, sé que suenan como frases inofensivas y que muchas veces creemos que esas frases  no hacen nada, pero son frases de poder y como nuestra mente entiende todo lo que le decimos tal cual se lo decimos pues adivina… están cambiando algo en tu inconsciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *