Crecimiento personal

¿Te enamoraste o amaste?

Seguimos en nuestro especial de amor por ser febrero, hoy les queremos hablar sobre la diferencia entre enamorarse y amar; sí son diferentes y escucho a diario tantas personas que creen amar cuando no, o dicen estar enamoradas y no que decidí hacer esta nota con el fin de que tengan más claro qué les sucede en sus respectivas relaciones.

Como siempre, es super importante que tengan en cuenta que este es nuestro punto de vista y se los compartimos desde el amor, pero nunca habrá nada más sabio que escuchar a tu corazón. Él será el encargado de decirte si estas enamorado, amas o estas confundiendo esto con otras cositas en el camino.

Enamoramiento

  Comencemos por el enamoramiento es un proceso completamente irracional,  y te lleva a acciones no controladas como darte cuenta que estas pensando en la persona cuando tu foco no era ese, quieres compartir todo con la persona, tienes sensaciones diferentes cuando estas con él o ella; tienen picos de inestabilidad emocional porque están intentando llegar a acuerdos de qué sucede entre los dos, sin reconocer qué pasa en cada uno; puede llevar a conductas inmaduras de posesión, impaciencia, celos; acá la parte física es super importante.  Las relaciones de enamoramiento suelen buscar la aprobación de los demás, para reafirmar que estás con la persona correcta porque, aunque te pasan cosas no te sientes seguro de que sí sea.

Ya sé, en este momento debes estar diciendo que la mayoría de las cosas del enamoramiento son negativas y NO, son fases. Consideramos que la primera fase de una relación será el enamoramiento, obvio hay muchas parejas se quedan ahí y el problema de su relación radica en eso, porque no habrá confianza, será una relación donde perderás más energía que la que ganarás o de lo que crecerás.

Planteemos el enamoramiento como esa parte terrenal que nace entre dos seres cuando van profundizando en la expresión “me gusta”, internamente un montón de hormonas se activan y hacen que se tengan efectos físicos, de ahí el “siento mariposas en el estómago”.

Esta es una etapa bella, el otro es casi perfecto, no hay critica que valga, se entra en un espacio un poco ilusorio sobre lo que es el otro; pero acá todavía no hay planes ni nada, todo es confuso, es de la experiencia, lo que venga, no logran dimensionarse en absolutamente nada porque están enfocados en la emoción actual.

Para nosotros esta etapa no es necesaria, pero si la vives disfrútala y no te quedes ahí más de tres meses. Si sientes que se quedaron ahí atrapados y quieres salir de ahí pero no sabes cómo no dudes en levantar la mano, con gusto te ayudaremos.

El enamoramiento es una etapa de emociones fuertes pero de poco tiempo, tenlo por seguro. Es importante que lo tengas claro porque muchas veces pasa que las parejas después de 2, 3 meses dicen “las cosas no son como antes” y claro que no son como antes porque ya no nublaremos nuestros sentimientos con nuestras emociones (ver más de estas diferencias en la nota). Será momento de comenzar a aclarar cosas, ya no estará más lo ilusorio y el sueño sino que entrarán en una etapa más real, el reto ahí es entrar a amar o no.

Muchos cuando llegan a la frase “las cosas no son como antes” se van y entonces solo disfrutaron la etapa fugaz y no se dan cuenta que el amor nada tiene que ver con el enamoramiento y que porque este se haya ido el amor no.

El cambio de una fase a otra no es sencillo porque tendrán que llegar a muchos acuerdos, porque tendrán que amar cada defecto del otro de tal forma que deje de ser una relación infantil y pase a ser un amor puro, tranquilo, gratificante, maduro. En el amor hay que trabajar sí o sí, en uno y en la relación.

Es así como llegamos a, y entonces ¿qué pasa en la etapa del amor?

Amor

Bueno el amor es un acto voluntario, ya no es que tus hormonas te estén gritando es que tú estás decidiendo estar ahí; tienes un deseo por dar al otro y compartir con el otro, sin quitarle su libertad o que la tuya se vea afectada; es un acto profundo y por lo tanto te da estabilidad, tranquilidad y proyección en el tiempo, es una prueba de paciencia y crecimiento porque sí o sí estarán en constante crecimiento uno con el otro, son apoyo, fuerza, y todo lo que el otro necesite desde la madurez y no desde la posesión.

Lo que diga el mundo no es importante porque tú ya tomaste tu decisión y estás seguro que es la persona correcta, te atrae sexualmente pero eso es solo una parte y muy pequeña porque quieres compartir tu vida de todas las formas con el otro, no hay dudas de nada entran en una etapa de confianza y certeza, sientes que el otro aliviana tu vida que tienes las palabras que te faltan para pararte y el regaño que necesitabas para despertar, la ternura que quieres cuando no das más.

Esto del amor es tan serio que lentamente te vas viendo en una vida juntos, (ojo esto puede ser de diferentes formas) te vas proyectando aún cuando eso no estaba en tus planes, porque te da paz, no hay dudas y confías en que eso que te sucede con esa persona es mágico, real, libre, sin control, decidido.

Les dejamos esto con el fin de que no confundan más las dos etapas, créanme que aunque suelen darse cerca y por eso se confunden son diferentes y ninguna necesita de la otra. Puedes amar sin haberte enamorado, o enamorarte sin amar.

Esperamos esto resuene con su corazón, esto no sin antes recordarles que por nada del mundo vayan a confundir estos términos con una obsesión o un reto de su ego.

Mucha luz para cada uno de ustedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *