Crecimiento personal

Nada es casual

Estamos en una etapa donde las personas comenzamos a ser más conscientes, o bueno así lo siento yo. Cuando entendí completamente el término sincronicidad comprendí por qué esta etapa de mi vida es como es y por qué siento eso. Así que si tu estas leyendo esto, estoy segura de que también comenzarás a verle sentido a muchas cosas de tu vida.

Las cosas no suceden por casualidad.  Nos acostumbraron a creer que es así y que llegan golpes de suerte a nuestra vida o momentos de dificultades, y las razones solemos atribuirlas a factores externos como el clima, la economía, las demás personas. Ninguna de esas cosas es cierta, tu panorama es tal cual debería ser, como resultado de lo que hayas venido construyendo o de lo que el camino tenga establecido para ti, cada segundo es perfecto y tal cual debería ser.

Esto suena complejo en especial cuando pasamos por situaciones difíciles en las cuales la angustia, ansiedad, desesperación, etc. son las que se apoderan de nosotros. Sin embargo, nos suena increíble cuando lo pensamos de manera positiva y entendemos que estamos recogiendo lo que venimos cosechando: abundancia, prosperidad, luz, gratitud.

Hoy queremos decirte que hay un plan perfecto para ti, no estás en este plano de manera gratuita, nuestra historia ya fue acordada, cada segundo es un milagro que va uniendo las piezas del rompecabezas.

En la última semana, este mensaje llegó a mí de todas las maneras posibles. Yo lo tomé y no esperaba compartirlo con ustedes, sin embargo, cuando puse música aleatoria en mi computador salió una canción de Andrés Cepeda que no escuchaba hace varios meses “no es casual”, lo tomé como la señal más explicita que me pudieron haber enviado para compartir con ustedes este tema.

Somos lo que atraemos, así que eso que llega a ti es un reflejo de lo que está en tu corazón. Atraes lo que necesitas, lo que eres, por lo que en realidad has trabajado y obviamente lo que tu corazón realmente desea. Así que, si no te ha llegado un empleo, una respuesta que estabas esperando o algunas personas se han ido de tu vida; tómalo como una señal de esto que te estamos diciendo y asúmelo, no quieras ir en contra del plan perfecto.

Te mandarán los retos las veces necesarias para que tú entiendas las lecciones y las pases, resistirse es solo una manera de entrar en un ciclo vicioso, de obstaculizar tu proceso, confía en el proceso, en el aprendizaje.

Básicamente los eventos de nuestra vida necesitan de dos cosas: la primera que estemos preparados y la segunda, que ellos estén preparados para nosotros. Sé que esto suena abstracto pero muchas veces las situaciones están dadas para que todo se dé, pero el miedo se apodera de nosotros y no damos el paso. Otras nosotros sentimos que estamos preparados, pero puede que la situación todavía no se dé porque las fichas no se han terminado de mover. Así se mueve el universo completamente. Se dan las conexiones perfectas, en los momentos indicados.

Dejemos de creer todo es al azar, que estamos en ese lugar porque sí o que perdimos una cita sin una razón alguna. Tú eres parte de un plan divino. Esto puede que te explique por qué alguno de los planes que has deseado no se ha dado.

Atraes lo que necesitas, lo que eres y eso comenzará a mover todo para que se dé lo que tu corazón quiere, las personas correctas, las oportunidades exactas, las conversaciones poderosas… todo fluirá a tu favor.

Tus guías estarán mostrándote el camino, puede que muchas veces no entiendas el por qué, pero existe un por qué y un para qué a lo que has estado viviendo, cosas tan simples como que abras un libro y leas un renglón con un mensaje perfecto para ti, son resultado de la sincronicidad.

Llega un momento en que lo entiendes, obvio para eso hay que despertar la consciencia y ser capaz de aceptar lo que sucede a tu alrededor tal y como viene. Confía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *