Crecimiento personal

Los 5 lenguajes del amor: cómo damos y cómo recibimos

Hace un tiempo largo quería escribirles sobre este tema, sin embargo, siempre tenía señales que me hacían cambiar el tópico… pero por fin el día llegó. Lo amo porque es una forma muy bonita de notar por qué disfrutamos más unas cosas, otras les “esperamos” con ansias,  y otras sabemos que son lindas pero no sentimos que sean con nosotros. Los lenguajes del amor son mágicos.

Hoy no vamos a escribir, pero si quiero que identifiques tus lenguajes y no es para que te cases con ellos, sino para que entiendas por qué algunas cosas te llegan más y otras no. Además quiero que puedas identificarlo en tu pareja, en caso de que tengas; amigos; familia y crezcan juntos.

Cuando hablamos de amor solemos asociar esta palabra a las relaciones de pareja, aunque ya les hemos explicado que rara vez lo que tenemos en una relación fluye a través del verdadero significado de amor y  la pureza de este sentimiento, seré muy sincera es la forma más sencilla de identificar tu lenguaje.

Ahora te estarás preguntando qué es un lenguaje del amor y de qué me están hablando, pues acá va…

Tenemos 5 lenguajes del amor y suele ser la forma en la que expresamos a los demás que los queremos, o identificamos que los otros nos quieren. Muchas veces son lenguajes diferentes así que es importante entender que el otro se expresa diferente y es igual de valido. Además, podemos tener lenguajes diferentes para dar y para recibir.

 

  1. Palabras:

    El lenguaje verbal suele ser super importante, verbalizar los sentimientos. Esto no implica que ahora te la vas a pasar hablando, suele ser un lenguaje sencillo y contundente. Lo más importante es que sea creíble, decir “te amo” sin sentirlo lo que va a hacer es afectar tu relación. Estas personas suelen ser muy buenas con su lenguaje verbal y no se sienten vulnerables por expresar sus sentimientos, además sus palabras suelen ir acompañadas de un tono diferente que demuestra la ternura y entrega de los sentimientos.

  2. Tiempo de calidad:

    Acá no importa la cantidad de tiempo, sino la calidad del mismo, disfrutar lo que se hace por más mundano que se vea. A estas personas les gusta mucho escuchar y ser escuchados, no tienen prisa y suelen parar su mundo para compartir contigo un espacio y que sea realmente valioso, respetan mucho su tiempo y suele desconectarse de todo el resto de las situaciones pues consideran que es la mejor forma de demostrarle al otro lo importante que es.

  3. Regalos:

    Quiero que no te encasilles en regalos monetarios apenas leas esta palabra, porque así es como solemos reaccionar y los regalos van mucho más allá. Los regalos suelen ser una muestra del esfuerzo de la otra persona, o la forma de mostrarte que te piensa y que dedica tiempo a pensar en qué podría ser acorde a ti. Así que los regalos pueden ser económicos, pero también puede ser una piedra del camino, una hoja, una concha, un papelito, etc. Lo importante es el detalle. Estas personas no suelen esperar que tu les des un regalo de vuelta, pero sí una sonrisa y un “gracias”.

  4. Actos de servicio:

    Esta es difícil de identificar, pero sé que cuando la desglosemos será mucho más claro. Son actos en los cuales la satisfacción se da al hacer algo por el otro o para el otro y se hace con gusto: escribir, acompañar, ayudarlo con un trabajo, cocinarle, lavar, etc. Actos que sientes que muestran lo que tienes dentro y los haces con esmero y amor para que el otro se sienta bien, en algunos casos puede ser para que el otro sienta que se le alivianan las cargas.

  5. Contacto físico:

    Son las personas que sienten seguridad cuando se toca a la otra persona, los abrazos, los besos, dar la mano suelen ser su demostración de afecto favorita y lo hacen a menudo, por lo cual algunas veces les dicen melcochudos, pero no es así. Esa es su forma de demostrar el afecto y de sentirse reconocidos y tranquilos con respecto al otro.

Solemos tener dos lenguajes muy marcados, eso no quiere decir que los otros no estén presentes, sino que los sentimos en menor medida. Identificarlos, conocerlos y compartirlos es importante para que crezcamos juntos y ambas partes se sientan completamente reconocidas en la relación. Tener estos lenguajes claros es super importante a la hora de entablar cualquier tipo de relación pues te facilitará el demostrar, ahora también es importante que lo comuniques porque si la otra parte tiene un lenguaje diferente no lo verá igual que tú.

Nuestros lenguajes para dar y para recibir pueden ser los mismos o pueden ser diferentes, inclusive puede que a medida que vayas creciendo y te vayas limpiando de patrones y crees unos nuevos tus lenguajes se transformen o comiences a sentirte más acorde a otro que ni sospechabas.

Mucha luz y amor para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *