Crecimiento personal

¿Cómo y en qué inviertes tu energía?

La situación no va a cambiar, la energía que le inviertas al tema si puede hacer que lo veas diferente.

Tuve una situación critica un tiempo largo, hoy la situación es exactamente la misma. La diferencia es que decidí afrontarla de una manera diferente, comencé a valorar mi energía y a invertirla en las cosas que me sumaban y no en las que me restaban.

Sé que decir esto y leerlo suena mucho más sencillo que estar en la situación. Pero, creo firmemente que es posible así que te invito a experimentarlo.

Normalmente las situaciones que nos producen malestar son porque se salen de nuestras manos y terminamos en una bola de nieve de factores externos que queremos controlar.

Nos desgastamos intentando controlar cómo piensa el otro, tiempos, espacios… Nada de eso depende realmente de nosotros, así que NADA VA A CAMBIAR y si nos quitará mucha energía. Además, cada nueva idea propuesta y rechazada, o la incertidumbre aumentará el malestar y las ganas de salir corriendo de la situación.

La opción entonces es pensar en ¿qué controlo yo de la situación? ¿qué puedo hacer yo para cambiar la situación? Estas dos respuestas puede que me den la opción de actuar diferente. Claramente este ejercicio se debe realizar de manera muy consciente, de otra forma el ego comenzará a gritar que todo esta perfecto y que tú no tienes nada que mejorar. Desde ya te diremos, si esa respuesta fuera verdadera la situación no te causaría malestar.

Triangulo del malestar 

En días pasados en clase de PNL nos enseñaron que el malestar es un triángulo, en el cual está el perseguidor, el salvador y la víctima. Para explicárselos les voy a pedir que por favor anoten en un papel la situación que los incomoda, porque extrañamente TODOS los malestares cumplen con este triangulo.

La historia suele tener tres o más personajes, inclusive cuando es una discusión de pareja. Está inicialmente la persona (que es el malo de la película) que acusa, señala, manda, hace sentir mal al otro, este es el perseguidor. Después está la persona que es señalada, ultrajada, se siente mal, cree que le está sucediendo lo peor, etc. Esta es la víctima. Y por último está la persona que brinda su ayuda sin que se la hayan pedido, aconseja, toma responsabilidades que no le pertenecen, respalda, este es el salvador.

Todos hemos estado en cada rol, inclusive hemos rotado dentro de una misma situación. Supongamos que discutieron con su pareja y comienzan a reclamarle en ese momento ustedes son los perseguidores, cuando tu pareja se sienta mal y te diga algo como “yo siempre soy lo peor” sin duda es la víctima, y pueden comenzar a cambiar de rol para defenderse uno del otro. Se preguntarán y quién es el salvador pues el amigo al que le pides ayuda o lo cuentas que esta pasando y te apoya con que todo lo estas haciendo bien, o tu mamá que te limpia las lagrimas y te dice que todo estará bien.  Si ven siempre son 3 en la cadena.

Te estoy contando como funciona para que dejes de entregarle tu energía al malestar y cambies la forma en la que enfrentas la situación, mira el papel que estas asumiendo y PARES.

Mira la situación desde afuera, esto te ayudará a ver de forma objetiva lo que está sucediendo y de qué forma tu actuar podría contribuir a solucionar lo que está pasando.

La energía que le das a una situación comienza a definirlas, porque es lo que se proyecta. Así que, si la situación te agobia, te agobiará aun más, si te incomoda te dará mayor incomodidad, si te da rabia atraerás más rabia. Además, no solo será con la situación especifica sino en tu vida.

Esa energía es la que comenzarás a emanar y así enfrentaras la vida.
Pregúntate si alguna situación vale tanto la pena como para desequilibrar todo tu mundo.

Por si algo les soplaremos la respuesta es NO.

Feliz martes,

Los amamos seres de luz,

 

*Posdata ya casi viene eclipse así que váyanse preparándose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *