Crecimiento personal

¿Cómo soltar los miedos?

Hace unos días en una canalización el Arcángel San Miguel me preguntó “¿qué harías si no tuvieras miedo?” la pregunta me pareció un poco extraña pues creía que estaba haciendo tantos cambios en mi vida que no podía tener miedo. Pero, lo dejé ahí como pregunta a pensar todos los días por unos minutos, noté que no tenía miedo a los grandes cambios de hecho por eso estaba manifestando milagros en ese aspecto, pero tenía miedo a cosas tan simples como salir a la calle o que mi familia no respaldara las decisiones que yo ya había tomado.

Imagen de freepickAsí que la respuesta fue clara si no tuviera miedo compartiría mi felicidad con los otros, saldría a la calle a comprarme un helado o a tomar el sol. A veces tenemos miedos enormes que nos bloquean en grandes escalas de manifestación y otra veces tenemos algunos pequeños que pueden ser una piedra incomoda en nuestro día a día. Nosotros decidimos nuestro propios niveles.

¿De dónde vienen los miedos?

Siempre les he dicho que el mundo lo mueven dos fuerzas, el amor y el miedo, nosotros decidimos por cuál transitar, el amor lo hace todo posible y el miedo, bueno pues el miedo es eso miedo a …, obviamente de acá excluyo los momentos en los que el miedo es para protegernos y se ve activado por el instinto de supervivencia.

sin embargo, normalmente el miedo no tiene ningún sentido, te estarás preguntando a qué me refiero. Así que acá va, el 95% de los miedos son creados por tu mente, esto quiere decir que no ha existido ningún momento o circunstancia real que haya creado esa sensación en ti, sino que tu mente ha sido muy trabajadora y se ha puesto a suponer e inventar historias que posiblemente te afectarían, ahí tu mente se apoya en películas, relatos, canciones, etc. Pero no es por TU experiencia.

El 5% restante puede que sí sean por una experiencia que hayas tenido, pero no es que vivas con el miedo activado 24×7 sino que bajo ciertos factores y circunstancias especificas se activa, esto es porque lo anclaste de alguna forma en tu mente y cada vez que esas anclas (olores, sabores, estímulos táctiles) se dan inmediatamente entras en estado de alerta.

Entonces, concluimos que la mayoría de veces que sentimos miedo es porque estamos en un vídeo mental que probablemente no sea cierto, sino que es una suma de suposiciones e ideas que tu alimentas.

¿Qué pasa con los miedos?

Los miedos como todas las emociones, ocupan un espacio y no solo en la mente. Cuando esa emoción llega a ti y no la sacas o la trasmutas, se alberga en alguna parte del cuerpo por eso las emociones no manejadas o mal manejadas se conviertan en enfermedades.

Además, de que los miedos se conviertan en enfermedades, también son un bloqueo energético, digamos que es una forma de que te autosaboteas sin que lo veas así. De ahí que las personas manifiesten mucho más rápido las cosas negativas que las positivas, no es que necesiten más energía, sino que muchas veces se cree que es más sencillo que las cosas “malas” sucedan y que las cosas maravillosas solo les pasan a personas con mucha “suerte”.

Ya hablamos de la abundancia (leer aquí y  que todos somos abundantes, energía de creación; el miedo es un antónimo, es decir energía de carencia, así que evalúa de qué manera te permites vibrar. Recuerda que lo que piensas es a lo que le das tu energía y cómo vibras.

Soy consciente de que cambiar la vibración es un ejercicio diario, de cada segundo y de caer en cuenta cuándo estamos en abundancia y cuándo en miedo por eso acá te compartiré algunos tips para que liberes el miedo cuando lo sientas.

Tips

No supongas:

la suposición se basa en pensar por el otro, estar en el pasado y en el futuro, pero no en el presente.  Así que recuerda que la realidad es lo que tienes ahora y es de lo único que puedes estar seguro.

Identifica el miedo:

mira en ti cuál es la sensación, dónde se alberga que color tiene, si tiene una razón de ser real o es un video de tu mente, identificarlo puede cambiar la información que le estas dando a tu mente y también te ayudará a liberarlo.
Sé amable, siempre que hagas un ejercicio de introspección de este o de otros temas sé amable contigo, la bondad que te demuestres a ti mismo ayudará a tu proceso.

Libéralo:

cierra tus ojos y respira profundamente, inhala paz y exhala el miedo. Como ya tienes identificado el color, la sensación y el lugar donde está ubicado y permítete ir sacando ese humo de color en cada exhalación.
Este ejercicio lo puedes hacer mientras lees esta nota, lentamente, inhalas, sostienes y exhalas, repítelo mínimo 10 veces. Si no te sientes cómodo graba tu voz y hazlo con los ojos cerrados y música relajante.

Si quieres hacer una limpieza masiva de miedos o necesitas ayuda acá te dejo una meditación que puedes usar.

Cancela los efectos de ese miedo:

ustedes ya saben que creo en los ángeles así después de haber sentido o pensado en un miedo, les digo “ángeles, cancelen los efectos de este pensamiento en cualquier dimensión y dirección del tiempo”, y lo suelto, acá es clave el soltarlo porque si lo haces y sigues pensando en eso adivina qué vas a manifestar.

Cambia la emoción:

después de haberlo soltado, coloca una emoción positiva en tu mente algo que quieras manifestar o que te genere bienestar.

Algunas veces tenemos pensamientos (bajos) fugaces en el día, así que a ellos les hablo y les digo acá no perteneces y cancelo tus efectos en mi vida.

En caso de que tu miedo sea por una relación real de peligro, pídele a San Miguel Arcángel que te proteja y repite estoy seguro y protegido, nada ni nadie puede herirme.

Ten claro que cada vez que liberes un miedo una oportunidad aparecerá.

Espero que esta semana te sientes a evaluar tus miedos, y a soltarlos sobre todo a la segunda parte. Eso te conectará con tu abundancia y quitará bloqueos que tengas… además si lo haces de forma juiciosa te aseguro que comenzarás a ver pequeños milagros diarios.

Recuerda que esta también es una manera de limpiar tu aura, pues remueves bloqueos energéticos. Igual aquí tienes más opciones para limpiarte, esto es como un baño, y bueno nos bañamos todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *