Crecimiento personal

Amor propio, el más importante

Entramos en febrero y por alguna extraña razón a las personas les da desesperación por no tener con quien compartir San Valentín, tal parece que esta fecha no celebrara el AMOR sino la necesidad de otro.
Hoy queremos hablarles del amor más importante, el que tenemos que celebrar primero (es el que más hay que trabajar): el amor propio.

Desde que estamos pequeños nos enseñan un millón de actividades de “autocuidado”, es normal somos humanos y siempre nos ha importado que nuestra parte terrenal esté bien; entonces, nos enseñan a cepillarnos los dientes, arreglarnos el cabello y las manos, usar cierto tipo de ropa para ciertas ocasiones, cómo hablar, cómo caminar y demás.

Amaría que nos enseñaran que eso es solo nuestra parte terrenal y que también es importante alimentar nuestro espíritu que tienes que amar mucho más que tu cara y tu cuerpo, obvio esto es importante, pero el amor propio va mucho más allá de eso.

Suelo ponerles a mis pacientes una actividad en la que tienen que decirse cosas lindas frente al espejo, que reconozcan su divinidad. Estamos muy acostumbrados a juzgarnos todo el tiempo y solo señalamos nuestros defectos, tenemos tan poca confianza en nosotros que nuestras conversaciones internas suelen ser sobre lo que estamos haciendo mal, cómo no logramos alcanzar algo, o repetimos una y otra vez los conflictos que tenemos con los demás intentando encontrar una solución que nunca tendremos a menos que hablemos con el otro.

La verdad es que he escuchado muy pocas veces que las personas creen espacios para amarse y llenarse de valor. Hoy quiero invitarlos a eso, a que entiendan que ABSOLUTAMENTE SIEMPRE lo primero es el amor que ustedes se tienen, de ahí van a partir una serie de situaciones y reacciones a tu alrededor.

El amor propio es la base de todo, muchas veces nos descuidamos a nosotros porque creemos que el amor va solo en lo que le damos a los demás pero recuerden que siempre les decimos que no pueden dar lo que no tienen, en los intangibles suena difícil en especial porque buscamos formas de decir que sí lo hacemos; pero si lo cambiamos y ponemos como si el amor fuera una piedra y tú no tienes ninguna, ¿qué vas a dar?, podrás dar palos, hojas, u otras cosas pero no la piedra que no tienes.
Teniendo claro esto espero que la primera decisión que tomes cada día de tu vida sea amarte, ahí dejaran de buscar príncipes, princesas y la media naranja que no existe. Créenos estas completamente lleno solo; los demás te ayudarán a crecer, te mostraran lo que son y la palabra clave es que COMPARTIRÁN lo que son.


Ahora sabemos que se deben estar preguntando cómo mido mi amor propio, es super sencillo se muy sincero contigo y analiza cómo te tratas a diario, no esperes a que alguien te diga que eres bello(a), inteligente, seguro(a), fiel, feliz, amable… créetelo tú.

Piensa en lo que a ti te gusta y tú disfrutas así todo el resto diga que es una actividad rara; ejemplo yo amo ir a caminar descalza al parque y hasta la gente en el parque me mira raro, pero para mí es importante y es una forma de decirme “me amo, me escucho”. Así que comienza a escucharte a ti a lo que realmente eres, aprende a poner límites, celebra cada pequeño logro así el resto no los vea, crea un espacio en el que te sientas feliz; comparte con personas que te amen, te recuerden lo bueno que eres y no te señalen.

Repítete cuantas veces necesites lo bueno que eres, no desde el ego sino desde el AMOR.
Vibren alto siéntanse lindos desde su centro, se los juro que su vida cambia.

Espero la cita que tengan en San Valentín, o por lo menos la primera sea con ustedes mismos.
Los amo.
Gracias por siempre estar acá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *